De acuerdo con nuestra legislación tributaria, independientemente del domicilio o la nacionalidad de las partes, se encontrará gravado con el Impuesto a la Renta las operaciones que califiquen como rentas de fuente peruana de los sujetos no domiciliados.

Así, para los sujetos no domiciliados en el país se aplica el principio de territorialidad, de modo que tales sujetos solo tributan por las rentas consideradas de fuente peruana conforme al artículo 9º de la Ley del Impuesto a la Renta cuyo TUO fue aprobado por Decreto Supremo Nº 179-2004-EF y normas modificatorias.

En efecto, de acuerdo con el artículo 6º de la Ley del Impuesto a la Renta los sujetos que tienen la condición de domiciliados en el país, están sujetos al Impuesto a la Renta por su renta de fuente mundial. Sin embargo, en caso de personas naturales o jurídicas no domiciliadas, sucursales, agencias o establecimientos permanentes en el Perú de empresas del exterior, el impuesto recae sólo sobre rentas gravadas de fuente peruana.

Ahora bien, no obstante lo mencionado en el párrafo anterior cabe precisar que según el artículo 7º inciso e) de la Ley del Impuesto a la Renta se consideran domiciliadas en el país las sucursales, agencias u otros establecimientos permanentes en el Perú de personas naturales o jurídicas no domiciliadas en el país pero solo respecto a sus rentas de fuente peruana.

En consecuencia, las sucursales, agencias y demás establecimientos permanentes deberán pagar el tributo y cumplir todas las obligaciones formales exigidas a los sujetos domiciliados, configurándose el Impuesto a la Renta como uno de periodicidad anual cuyo hecho generador se configura al finalizar cada ejercicio gravable bajo el mismo esquema aplicable a los sujetos domiciliados.

En ese sentido, la renta neta sobre la que se calcula el Impuesto de los sujetos mencionados resultará de deducir de la renta bruta, determinados porcentajes o determinados montos por concepto de gastos. En el caso específico de las rentas de las personas jurídicas domiciliadas – perceptoras de renta de tercera categoría -, la renta neta sobre la que se calcula el impuesto resulta de deducir de la renta bruta los gastos necesarios para producirla y mantener su fuente, en tanto la deducción no esté expresamente prohibida por la citada Ley de acuerdo con el artículo 37º de la Ley del Impuesto a la Renta, aplicando la tasa del 30% sobre la renta neta a fin de determinar el Impuesto a su cargo.

Para ello la sucursal o establecimiento permanente deberá cumplir con los deberes formales de inscripción en el RUC, emisión de comprobantes de pago, llevanza de los Libros y Registros correspondientes vinculados a asuntos tributarios de acuerdo a su régimen, entre otros.

Al respecto, cabe señalar que según el artículo 2º de la Ley de RUC (Decreto Legislativo Nº 943) deben inscribirse en el RUC todas las personas naturales o jurídicas, sucesiones indivisas, sociedades de hecho u otros entes colectivos nacionales o extranjeros, domiciliados o no en el país, que sean contribuyentes de tributos administrados por la SUNAT.

El numeral 12 del Anexo N° 1 de la Resolución de Superintendencia N° 210-2004/SUNAT y modificatorias señala que debe inscribirse en el RUC la sucursal constituida en el Perú perteneciente a una sociedad extranjera.

Cabe señalar que para el caso de la sucursal se requiere escritura pública de constitución inscrita en Registros Públicos, mientras que para las otras entidades sólo se exige Poder inscrito en dicho registro.

Por otro lado, con relación a los impuestos que deberán abonar los mencionados sujetos cabe agregar que conforme a lo establecido en el artículo 55º de la Ley del Impuesto a la Renta dichos sujetos deberán determinar y pagar su Impuesto a la Renta anualmente y realizar pagos a cuenta de dicho impuesto tal como lo dispone el artículo 85° y siguientes de la mencionada Ley.

Bajo dicho escenario, el cliente (sujeto domiciliado) de una sucursal, agencia y demás EP no le deberá efectuar retención alguna por concepto del Impuesto a la Renta.

De igual modo, dichos sujetos deberán pagar el Impuesto General a las Ventas (18%) y el Impuesto Temporal a los Activos Netos (ITAN) al igual que cualquier empresa domiciliada.

No obstante lo señalado, cabe recalcar que dichos sujetos a pesar de ser considerados como sujetos domiciliados no tributarán por su renta de fuente mundial, sólo por su renta de fuente peruana, lo que quiere decir que los ingresos que obtengan en el exterior no tributarán en el Perú.

Para mayor información sobre el tema tratado puede efectuar sus preguntas por este medio o contactarse con nuestros abogados. http://mirandalawyers.com/bloglegal/?p=175 /   http://mirandalawyers.com/portal/?page_id=59

Héctor Miranda Matta
MIRANDA LAWYERS, LAW FIRM